Cooperación y colaboración en la empresa

post
Por Komunikatik 12/14/2014 en #SocialProcess

arbela komunikatik kooptelLa elaboración de un cocktail es el símil que ColaBoraBora utiliza para tratar el tema de la cooperación y colaboración en la empresa. La metáfora da mucho de sí: base, cuerpo y aditivos, elementos que conjugas el tipo de relación que da origen a la colaboración o #KOOPtel. La receta del #KOOPtel tiene que ver con el diseño de lo que queremos que suceda; la batidora, que agita los ingredientes, es necesaria para generar reacciones entre productos difíciles de mezclar; por último, el programa Arbela como coctelera.

Ingredientes

Algunos de los ingredientes a los que recurrimos en nuestro imaginario empresarial, cuando hablamos de colaboración y cooperación en el tejido empresarial, son: competitividad, mejora de condiciones de compra, descuentos por volumen, contratos de exclusividad o recelo a contar nuestro know how, entre otros.. En definitiva, es el miedo a perder el sitio que tanto esfuerzo nos ha costado conquistar, el miedo a dar un paso atrás.

En la #KOOPtel-era también están presentes algunos ingredientes que nos permiten trabajar los miedos y que están relacionados con la importancia del trabajo previo, con la gestión de expectativas, con la rotación de roles, con la construcción de relaciones en base a confianza, con el reconocimiento al lugar que cada cual ocupa y con la reciprocidad.

Llegan las mezclas

En la Jornada divulgativa #KOOPtel,  a la que asistimos el pasado 12 de diciembre, tuvimos la suerte de escuchar propuestas en torno al contexto cambiante, a la importancia de los lugares físicos-digitales y a la reformulación de los modelos organizativos.

Javi Creus aportó un modelo basado en cinco palancas para el éxito empresarial. Un modelo al que denomina Pentagrowth y que ofrece un enfoque sobre los cambios que se están produciendo en un momento de transformación global. El modelo estudia aspectos clave como la revolución del conocimiento libre, la colaboración a escala global, la red como espacio de diseño, el aprovechamiento de lo que ya existe, la necesidad de empoderamiento o el valor real del conocimiento. Nos quedamos con una de sus frases: “Mientras se mueve el balón en tu propia cancha se crea valor en tu negocio, aunque tú no lo toques”.

KOOPtel abordó también la forma en la que el espacio físico-digital condiciona el tipo de relaciones. Ane Abarrategi, de ttipostudio, apuesta por el diseño y construcción de espacios que favorezcan relaciones cooperativas. El usuario y la usuaria son piezas clave para la transformación de los espacios; de la misma forma que una casa se transforma en hogar, un espacio puede ser transformado en lugar.

En el terreno de los modelos organizativos, Diego Soroa, de Cuantics, propone una mirada a los sistemas existentes en la naturaleza y se fija en un cardumen como ejemplo de autoorganización o en la importancia de las emociones y de los procesos espontáneos en la creación de resilencia. Mientras decrece el grado de conocimiento que los directivos tienen sobre su empresa, se incrementa la necesidad de gestionar la complejidad, ordenando lo que va emergiendo en torno a la organización.

Contexto cambiante, lugares físicos-digitales y modelos organizativos, son algunos de los aspectos abordados en #KOOPtel y, aunque quedan muchos otros por tratar, ha sido un buen comienzo.

Arbela tiene un enorme reto por delante: cambiar los ingredientes del #KOOPtel. Hablar de colaboración sin práctica cooperativa nos devuelve al imaginario actual. Hemos sido educado/as en un modelo competitivo que evita los conflictos, que hemos ido depositando bajo las alfombras de nuestras empresas.

¿No es mucho pedir a las empresas que adopten modelos colaborativos si las personas que las integran no han tenido vivencias cooperativas? Esa sería, a nuestro entender, una de las tareas de Arbela: facilitar la experiencia cooperativa en el tejido empresarial.

2 comentarios

  • Julen on diciembre 15th, 2014

    Va a ser que en el fondo hay que recurrir a las personas y quizá olvidarnos de las empresas. Las primeras suelen ser más cooperativas que las segundas. Así que quizá sea momento de saltarnos un poco más la interfaz empresa e ir al origen. Y quien quiera estar en la foto, que esté. Y quien no quiera, pues allá con su forma de ver el mundo.
    Vamos, menos metodología y más personas, menos management y más sentido común, menos razón y más corazón.

    • Komunikatik
      Komunikatik on diciembre 16th, 2014

      Gracias por tu comentario Julen,

      Coincido en que la interfaz de empresa tal vez filtre demasiado la iniciativa personal de sus trabajadores, y también en que son las personas con inquietudes las convocadas a cooperar entre sí. En nuestras empresas hemos malgastado demasiada materia gris en gestionar relaciones teniendo en cuenta argumentos puramente competitivos. Tal vez un reset nos ayude, pero aspectos como la colaboración, cooperación, competición, horizontalidad, cuestionamiento del liderazgo estructural y espontaneidad han sido trabajados desde la Educación para la Paz. Por que no soñar con una Business School de negocio colaborativo ?

      Un saludo

Deja una respuesta



suscripción_negro

Entradas recientes

Categorías

Etiquetas