De la vieja informática a las nuevas tecnologías

post
Por Komunikatik 05/28/2017 en Transformación Digital

15145129218_00bca2a926_h

Recientemente hemos participado en la primera ‘Jornada de Tecnología y Democracia’ que bajo el título “Infraestructuras digitales para la democracia participativa” ha organizado el Ayuntamiento de Pamplona. Dicho encuentro tenía como principal protagonista a Erabaki Pamplona, una plataforma de participación ciudadana desarrollada en software libre. Erabaki, a su vez, es la hermana pequeña de Decidim, un apasionante proyecto impulsado por el Ayuntamiento de Barcelona.

En esta jornada escuchamos a Txema Aguinaga, Gerente de Animsa -la Asociación Navarra de Informática Municipal- hablar sobre “el tránsito de la vieja informática a las nuevas tecnologías”, algo que nos pareció muy pertinente a la hora de explicar algunos de los contextos a los que nos enfrentamos en proyectos que desarrollamos junto a las áreas de informática de la Administración Pública.

Como denominador común en muchas administraciones públicas, es el área de informática la que se ha encargado de ofrecer la infraestructura técnica para las herramientas de comunicación digital (web o redes sociales, entre otras).

En los últimos años, hemos asistido a un tránsito en cuanto al servicio que se demanda a dichas áreas. Así, hemos pasado de un servicio orientado a cliente interno (personas que trabajan en la administración) a un servicio prestado a una ciudadanía acostumbrada a interactuar a diario con múltiples plataformas y servicios digitales. También nos hemos encontrado grandes profesionales contenidos en una estructura que en muchos casos no permite la experimentación.

Las personas usuarias exigen aplicaciones responsivas, conectadas con redes sociales y con interfaces intuitivas; ya no se conforman con ser simples consumidoras de información, desean que la relación digital con la Administración Pública le ofrezca servicios (sede electrónica) y también quieren recibir contenidos segmentados según sus necesidades.

La informática como recurso interno

Esta concepción de la informática como un servicio interno, ha necesitado de herramientas que faciliten el trabajo a sus áreas de informática, infraestructuras que garanticen la seguridad y soluciones basadas en código propietario que den respuesta a este tipo de demanda.

Esta forma de entender los sistemas de información como un recurso interno es válida cuando es el equipo de informática quien administra de forma integral todos los recursos, pero se vuelve ineficaz cuando estos recursos deben ser compartidos por terceros.

La informática como servicio público

Los continuos avances en el desarrollo de las tecnologías digitales, hacen muy difícil que la Administración Pública sea capaz de ofrecer soluciones desde la lógica de servicio interno. Las tecnologías empleadas por los departamentos de informática deben dar paso a una nueva generación de herramientas ampliamente conocidas y basadas en el conocimiento libre -frente al conocimiento propietario- que, además, garanticen la apertura de datos e interoperabilidad entre plataformas.

La apuesta por el software libre, no es únicamente una cuestión de posicionamiento o tecnopolítica, es una apuesta por la colaboración, la innovación, la apertura y la seguridad.

Tomemos como a ejemplo a WordPress, el gestor de contenidos desarrollado en ‘Open Source’, da soporte al  28% de las páginas web de Internet; esta cuota sube hasta el 59% si hablamos de herramientas de gestión de contenidos (CMS). Existe una gran variedad de tecnologías que cumplen con los mismos principios, como Drupal o Liferay, y comienzan a aparecer herramientas verticales de gestión de lo público como Erabaki-Decidim.

 No va a ser suficiente con que las AAPP faciliten la utilización de ciertas tecnologías. Ciudades como Iruña o Barcelona han comenzado a facilitar servicios de arquitectura y hosting para proyectos donde la colaboración público-privada-social precise de soluciones TIC para las que las administraciones aún no están preparadas.

Hasta hace poco, las aplicaciones de las AAPP no disponían de una interface web donde la ciudadanía pudiera interactuar; hoy en día, buena parte de los despliegues de aplicaciones en las AAPP necesitan de una capa digital para detectar, conectar y entrar en relación con los públicos destinatarios. Utilizamos las plataformas digitales para trabajar la comunicación como una valor público, más allá de difundir información.

En este contexto, es conveniente que la AAPP aporte soluciones para plataformas digitales y marque la línea de actuación desde la coherencia, la homogeneidad y desde el valor público de la comunicación y la información.

Las nuevas tecnologías de la información.

Se está produciendo una migración de sistemas integrados y verticales, basados en código propietario, a ecosistemas de funcionalidad distribuida entre diferentes plataformas, de una infraestructura orientada a servicios internos a un modelo de infraestructura donde lo público también tenga presencia como proveedor de servicios cloud.

Nos  encontrarnos administraciones que integran diferentes tecnologías bajo una única apariencia y que están dando pasos para facilitar que terceros integren sus servicios en la capa digital de la AAPP; ya existen experiencias de estas nuevas prácticas y algunos aprendizajes a tener en cuenta.

 ¿Seguridad, accesibilidad, cercanía, arquitectura, liderazgo? ¿Qué nuevos enfoques deberá incluir la infraestructura TIC de las AAPP ?¿Dónde reside el valor público de los departamentos de informática de las AAPP?

 

Deja una respuesta



suscripción_negro

Entradas recientes

Categorías

Etiquetas