Telegram. Un Procomún digital para mensajería instantánea

post
Por Komunikatik 05/02/2016 en Comunicación y Marketing, Transformación Digital

Telegram Komunikatik

Desde que en 2013 los hermanos  Nikolai y Pavel Durov desarrollaron la primera versión de Telegram para IOS, este sistema de mensajería instantánea ha venido experimentando un crecimiento sostenido, tanto en el número de personas usuarias como en las nuevas funcionalidades incorporadas. Y es que lo que nació como una alternativa libre a WhatsApp va camino de convertirse en un canal de comunicación disruptivo.

En febrero de 2016, Telegram alcanzaba la cifra de 100 millones de personas activas al mes frente a los 1.000 millones de Watshapp.  WhatsApp continúa ganando la batalla aunque hay que recordar que este sistema de mensajería, adquirido por el gigante Facebook, en su segundo año de vida se quedó en los 75 millones de usuarios por mes. Auguramos que en los próximos meses Telegram continuará acercándose a la cuota de mercado de WhatsApp porque cuenta con unas características que lo hacen invencible.

Los superpoderes de Telegram

Los impulsores de Telegram apoyan un proyecto de mensajería 100% gratis, que no dependa de movimientos especulativos. Se comprometen a mantener la gratuidad de dicha plataforma y, en caso de ser necesario, recurrirán a un sistema de donaciones similar al que mantiene a flote a la Wikipedia.

Telegram se basa en Open Source y aunque, de momento, el código fuente de su motor MTProto no está abierto, existe un compromiso de liberarlo en un futuro. Sin embargo, los clientes de Telegram se encuentran totalmente documentados en el repositorio de código fuente Github, lo que permite que miles de programadores de todos el mundo contribuyan con sus ideas y líneas de código a la mejora del sistema en su parte cliente.

Por si fuera poco, Telegram oferta una API para que las personas desarrolladoras puedan crear sus propias aplicaciones especializadas y algo tan interesante como la programación de bots (programa que imita el comportamiento de las conversaciones humanas).

En cuanto a la seguridad, en coherencia con el movimiento Open Source, Telegram ofrece luz y taquígrafos sobre su sistema de encriptación basado en estándares públicos.

Un proceso de innovación abierta

La arquitectura ideológica y técnica de Telegram hace posible que ésta incorpore innovaciones de forma continua, dejando en algunos casos en evidencia a WhatsApp, el gigante de la mensajería instantánea.Telegram se muestra mucho más flexible y versátil y dispone de una serie de funcionalidades que dejan atrás a Whastsapp.

En Telegram podemos crear canales de información unidireccionales, en los que inyectar noticias que refuercen nuestra comunicación y segmentación de contenidos.

En los grupos de Telegram es posible utilizar hashtags, algo muy útil para etiquetar las conversaciones; también podemos realizar menciones a otras cuentas de tal manera que aunque el grupo esté silenciado, la cuenta mencionada recibirá la correspondiente notificación.

Los bot de Telegram merecen un capítulo aparte. Por medio de los bot podemos dotar a Telegram de un comportamiento similar al de los humanos, programando respuestas a mensajes concretos o creando comandos que nos permitan interactuar con el bot.

Nuevos escenarios para la mensajería instantánea

Muchas de estas funcionalidades que integra Telegram (hashtags, menciones, etcétera) son las que están haciendo que plataformas conversacionales como Slack se conviertan en herramientas indispensables para la gestión de equipos de trabajo. Gracias a los formularios ofertados por los bots también podemos presentar formularios para captura de datos, algo muy útil para hacer encuestas a grupos.

La posibilidad de crear canales permite segmentar nuestra comunicación, lo que supone una oportunidad para organizaciones y Administraciones Públicas. Por si fuera poco, los bots facilitan más aún el acceso a contenidos a demanda.

Un nuevo Procomún digital

Si hablamos de una iniciativa global, de carácter distribuido, basada en comunidad e independiente de movimientos especulativos, seguramente sea la Wikipedia el primer ejemplo que nos venga a la cabeza. La Wikipedia simboliza el triunfo de un Procomún digital del conocimiento sobre el mercado del conocimiento analógico que representaban las grandes enciclopedias de papel.

¿Podría sucederle a WhatsApp con Telegram lo mismo que le sucedió a las grandes enciclopedias de papel con la Wikipedia?

Deja una respuesta



suscripción_negro

Entradas recientes

Categorías

Etiquetas