Internet de las Cosas. Industria y Smart Cities

post
Por Komunikatik 05/23/2014 en Transformación Digital

Internet de las Cosas

Cada vez son más, y más inteligentes, los objetos y los sistemas con los que interacciona una persona en su día a día. Estos pueden recibir y transmitir información de su entorno y conectarse a otros objetos y sistemas. Estamos ante un escenario de nuevas oportunidades de negocio y desarrollo de nuevas aplicaciones. El llamado Internet de las Cosas (IoT) supone una revolución en el mundo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs). Es un fenómeno que va a afectar al modo de vida de todas las personas -con grandes repercusiones sociales y económicas- y, por supuesto, sobre la privacidad. Por todo esto, nos hemos acercado a esta Jornada Internet de las cosas: Oportunidades y retos de la banda ancha en movilidad, coordinada por Bizkaia Enpresa Digitala. Electrónica, programación, comunicaciones, bases de datos, Bigdata, participación ciudadana y toma de decisiones son algunos de los conceptos manejados en esta Jornada y que resumimos a continuación.

¿Qué se entiende por Internet de las cosas?

Bajo la etiqueta de Internet en las Cosas (IoT) encontramos diferentes tecnologías que permiten la captura de grandes volúmenes de información -dispositivos- en cualquier lugar. Estos dispositivos son capaces, no sólo de transmitir información sino de procesarla y utilizarla en la toma de decisiones a tiempo real.

Existen dos enfoques necesarios para el desarrollo de IoT: el visionario y el de negocio. El potencial de crecimiento de esta tecnología precisa de una apertura a nuevas aplicaciones que, en este momento, ni tan siquiera somos capaces de visualizar. La visión de negocio es la garante de la sostenibilidad de IoT, que influirá de forma clara en aspectos relacionados con la salud, el transporte, la logística, el consumo y, en definitiva, en la vida cotidiana de las personas. No obstante, hay dos sectores en los que las transformaciones ya se están produciendo:

  • Industria: es uno de los sectores de mayor impacto y donde se espera una nueva revolución industrial. En este sentido, la llamada empresa 4.0 está íntimamente ligada a IoT. La instalación de dispositivos en fábricas, que optimizan las capacidad de carga de los sistemas de producción en función del precio de la energía, la capacidad de adaptación de las líneas de producción o los sensores de consumo son algunos ejemplos de aplicaciones de Internet de las cosas.

 

  • Smart City: es el otro gran sector en el que se está aplicando IoT y que resulta de gran ayuda para la mejora de la calidad de vida en las ciudades. Se trata de captura de datos sobre polución, tráfico o densidad de personas, que ayuden, por ejemplo, a detectar el nivel de polen del ambiente y ofrezcan información relevante para las personas asmáticas. En torno a cada dispositivo, integrado en una red smart, es necesario facilitar las conversaciones para abrir la red a la participación ciudadana y la gestión compartida de lo público. En este sentido, resulta muy interesante, Thingful, un buscador basado en Google Maps que muestra un mapa de IoT con toda clase de dispositivos conectados en todo el mundo. Te recomendamos que compruebes si existe algún dispositivo a tu alrededor.

Evolución de Internet de las Cosas

El volumen de información generado por los dispositivos IoT superará con creces el volumen de información generado por las personas. En la actualidad, el número de periféricos conectados a la banda ancha ha superado, en 50 millones, al número de habitantes. Este es, seguramente, uno de los aspectos que provocará mayores cambios en cuestiones como seguridad, programación embebida, predicción de situaciones, toma de decisiones o aparición de nuevos puestos de trabajo vinculados a BigData que, a su vez, obligará a revisar conceptos tales como Data Center o Cloud,

Nos encaminamos a la toma de decisiones en el extremo -lugar donde está instalado el dispositivo- y donde nos encontraremos aplicaciones de terceros embebidas en los dispositivos que eviten el envío y almacenamiento de la información. Es decir, no será necesario esperar a que un sistema central recopile la información registrada por los sensores, sino que cada sensor será capaz de convertir los datos recopilados en decisiones.

El futuro de Internet de las Cosas

En la Jornada se menciona el término “Terra incognita” para describir qué nos depara el futuro en cuanto a IoT. Es cierto que aspectos como la seguridad y el posicionamiento de las grandes multinacionales nos preocupan. Sin embargo, entendiendo la palabra crecimiento en un sentido amplio -con un significado más allá del económico- y situándola en términos de bienestar, ¿no crees que estamos ante una gran oportunidad?

Deja una respuesta



suscripción_negro

Entradas recientes

Categorías

Etiquetas